01 noviembre 2009

Nostalgia aderezada con música...

Era negra y en aquellos tiempos su color no me gustaba; aunque me hacían gracia las florecillas que adornaban su tapa y los cuatro laterales que forjaban su forma rectangular. Por aquel entonces hubiera preferido que fuera rosa. No recuerdo quién me la regaló, pero sí que solía pasar largos ratos, sentada en el suelo de mi habitación o estirada sobre la cama, escuchando la música que, al abrirla, desprendía la ruedecita dentada que se escondía bajo una especie de protector forrado de terciopelo rojo con hendiduras. Su interior estaba dividido en dos partes: a la izquierda, dos cuadrados con fondo servían para colocar las pocas joyas de plástico coloreado que poseía, mi gran tesoro, y a la derecha una bailarina delgaducha y estirada acompañaba las dulces notas girando sobre el eje de sus pies, pegados a un hierro que, en algún momento, decidió romperse, cesando por fin su interminable mareo y dándole vacaciones eternas en el cubo de la basura. Aún sin la compañía de esa danzante de pacotilla, seguí levantando su tapa por lo menos cien veces más, hasta que, seguramente, algún otro juguete más sofisticado la sustituyó y acabó sus días en algún cajón, en el olvido, sinceramente no lo recuerdo. Era mi pequeña caja de música y sonaba tal que así...




1 Comments:

At 1:26 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hi everyone! I do not know where to start but hope this place will be useful for me.
I will be happy to receive some assistance at the beginning.
Thanks and good luck everyone! ;)

 

Publicar un comentario

<< Home